Hierro-Forjado
Puertas de La Antigua Guatemala. Foto: Luis Toribio

A lo largo de las calles de La Antigua Guatemala resaltan grandes ventanas y balcones; viejas puertas que en su madera guardan incrustadas singulares decoraciones. Rosetas, tocadores y caras  parecieran contar una historia grabada en hierro forjado, misma que no pasa inadvertida por la vista del turista.

El arte de tallar el hierro a golpes cuando se encuentra a una temperatura tan alta,  da como resultado  originales creaciones, una técnica heredada en la época de la colonia.

Influencia española 

Durante la colonia los españoles introdujeron esta técnica, llevando a una fusión de culturas, cuando la Capitanía General del Reino de Guatemala –hoy La Antigua Guatemala- se encontraba floreciendo como ciudad.

La historia menciona una calle,  conocida como la Calle de los Herreros, haciendo honor a los que se dedicaban a este oficio, familias que a lo largo del tiempo, han transmitido por generaciones los secretos de este trabajo artístico.

Talleres Santa Rosa

En 1923, Don Luciano Rodríguez Pérez, abre las puertas del Taller Santa Rosa en La Antigua Guatemala, dentro de los trabajos que empezó a desarrollar, fue la reparación de los carruajes de la época; creación de lámparas, camas, tocadores y ornamentación en hierro forjado, creando singulares obras de arte, con esta técnica artesanal.

En la actualidad el taller es dirigido por la cuarta generación de la familia, manteniendo así, toda una tradición. Sus piezas en este arte, han pasado las fronteras de Guatemala, dando a conocer parte de nuestra cultura. Brenda Roca, propietaria del taller, menciona recordar con orgullo cada pieza entregada a sus clientes, pero entre los trabajos resalta, el haber participado en la restauración, de una de las puertas de la Iglesia de San Francisco el Grande, donde reposan los restos del Santo Hermano Pedro. Agrega, “agradezco a Dios por habernos dado este taller, que es nuestro medio de vida, en donde mis hijos han crecido y nuestro deseo es continuar con la tradición“.

Los antigüeños artesanos del hierro, seguirán sorprendiendo a propios y turistas, recordándonos de un pasado, matices que hacen grande a nuestra Guatemala.

Anuncios